Un material que ya debemos ir pensando comprar

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque parezca una locura y estemos a escasos días de fin de curso, yo que soy una persona a la que no le gusta que le pille el toro ni quedarse a medias con nada, ya tengo en mente el tener que comprar material escolar para mis retoños. No sé si a otras madres les pasará pero mis hijos son incapaces de reciclar nada para el siguiente curso, y es que hablando con algunas madres que me cuentan que luego a principios de septiembre hacen un barrido en todo su material y apenas deben comprar nada, me quedó de verdad con la boca abierta. En serio me pregunto qué hacen mis hijos con las ceras o rotuladores, porque los lapiceros y las gomas de borrar lo tengo más que claro, he tenido que comprar en cantidad porque he pensado que hasta se lo comían porque ya no era normal, hasta que por fin pude terminar la ecuación y ver donde de verdad estaba el problema.

Cuando un lapicero es de mala calidad se le debe hacer muchas veces punta, aparte de gastarse con mayor frecuencia, al hacerles punta se rompe continuamente y te das cuenta enseguida como el lápiz va empequeñeciendo hasta que no queda apenas nada de él, muchas veces me he preguntado como los pobres míos eran capaces de escribir con semejantes miniaturas. Y es que la falta de tiempo tiene mucho que ver, y el salir deprisa y quedarte en el primer sitio que encuentras se convierte en un factor completamente en contra que hace que todo ese material al final te salga mucho más caro y lejos de pensar que estás haciendo lo correcto y que estás ahorrando de verdad, en realidad está tirando el dinero a manos llenas. Por eso desde el año pasado he cambiado mis tácticas, ahora compro todo mucho antes, en cuanto tengo las listas de todo el material en mi poder me lo dejo terminado, además lo compro en un sitio especializado por lo menos pago por la calidad que me ofrecen y me doy cuenta que ahora sí estoy ahorrando de verdad.

Tan solo es cuestión de prestar un poco de atención y buscar el sitio correcto, después nos daremos cuenta que es un tema más con el que lidiar y que en realidad no tiene porque traernos en ningún momento de cabeza.