Tres Valles, una buena opción para esquiar en los Alpes

Uno de los destinos preferidos por los esquiadores son los Alpes, la majestuosa cordillera que divide a Europa en una línea curva desde Austria hasta Francia.

Algunas de las estaciones de esquí más emblemáticas y mejor valoradas del mundo se encuentran en las laderas orientadas al norte de estos picos, en la Saboya francesa. Los Pirineos y otras montañas en Francia ofrecen esquí, pero las montañas de clase mundial donde se ganan las medallas olímpicas son las de los Alpes. Aquí, además de la nieve confiable y el excelente esquí para todos los niveles, encontrará pueblos alpinos, chalets tradicionales, casas de campo aptas para familias, hoteles modernos y resorts ultra chic con estrellas Michelin y una lista de invitados.

Las mejores estaciones para esquiar

Sean cuales sean tus preferencias en el esquí, las actividades de invierno, el alojamiento o la vida después de esquiar, los paquetes de viajes a esquiar en Alpes pueden ser una buena opción . Y donde quiera que vayas, una cosa de la que puedes estar seguro es el espectacular paisaje de montaña.

Las clasificaciones de varias encuestas y fuentes pueden ser confusas porque algunas enumeran por estaciones individuales, mientras que otras clasifican por grupos de montañas cercanas, conocidas como dominios de esquí. Por ejemplo, Courchevel, Meribel y Val Thorens pueden agruparse como Les Trois Vallees – Los Tres Valles. Aquí, mostramos estaciones individuales por separado cuando tienen suficiente terreno y suficientes instalaciones para estar solo como destino principal para unas vacaciones de esquí.

Tres Valles, un destino expectacular

Les Trois Vallées (Tres Valles) es un grupo de estaciones de esquí interconectadas que constituyen el dominio de esquí alpino más grande del mundo, y Courchevel es la más grande y famosa de estas estaciones. Los 60 remontes de Courchevel brindan a los esquiadores acceso a 150 kilómetros de pistas alpinas y enlaces a 600 kilómetros en los tres valles, abarcando 10 cumbres con altitudes superiores a los 2,500 metros. Gracias a las nevadas anuales y una preparación experta mantienen los senderos en las mejores condiciones para todos los niveles de esquiadores.